Corremos de foco al pecado

“Para el cristiano, lo importante no es uno mismo, no es nuestro pecado. Lo importante es Dios y el Amor, y de una manera especial, es nuestro crecimiento en el Amor. El crecimiento es apertura a su Amor y crecimiento en nuestra respuesta a ese Amor”.

Me gusta este párrafo porque corremos de foco al pecado para poner allí al Amor de Dios.

Es tan importante saber recibir ese Amor, que de ello depende nuestro crecimiento, es decir que nuestra respuesta a ese Amor que recibimos debería ser un proceso que nos vaya llevando lentamente a la plenitud que la lograremos con la entrega de nuestro cuerpo.

Rosi de León
Mendoza, Argentina

Si estás leyendo este artículo puede ser que este sea el medio en que Dios te llama para que vivas la experiencia de conocerlo desde tu corazón. Meditar es muy sencillo – pulsa aquí.