Dejar que Jesús venga a mi

Distracciones

Siempre las tengo, tal vez ahora menos que antes. Con distracciones o sin ellas ahí sigo tratando de dejar que Jesús venga a mí. Gracias Lucía por proporcionarnos estas reflexiones que nos ayudan a seguir en este camino de PERMANECER EN MI AMOR. Gracias nuevamente, y bendiciones para todo el grupo.

Ana María Lizarrondo
Bogotá, Colombia

Si estás leyendo este artículo puede ser que este sea el medio en que Dios te llama para que vivas la experiencia de conocerlo desde tu corazón. Meditar es muy sencillo – pulsa aquí.