Nuestro mantra nos dice

El mantra como una muleta ayuda a caminar, cuando nos resulta imposible o muy dificultoso hacerlo por nuestros propios medios. Luego ese mantra inicial con significado en la palabra, se despoja y queda desnudo solo cómo significante, ahora si vacío de contenido. Deja de ser sustantivo y se convierte, por su repetición constante, consciente, en un verbo. Ahí resulta que llega a nuestro inconsciente, ya no lo repetimos más. No hace falta. Aquella muleta será dejada de lado cómo apoyo. Podemos caminar solos. Y nos queda en la memoria una sentido profundo de agradecimiento que se transforma en . Ya no decimos nuestro mantra. Nuestro mantra nos dice y nos tiene a nosotros. Lo que antes hacíamos vibrar en nuestras cuerdas vocales o de manera silenciosa, ahora nos hace vibrar en nosotros. Cambiar de frecuencia. Pasar a otra dimensión donde solo la Meditación nos puede llevar…

Dani Roggero
Buenos Aires, Argentina

Ponemos a tu servicio un medidor del tiempo para tu meditación. Por favor pulsa aqui.