Monthly Archives: July 2016

meditación-cristiana-79
LA MEDITACION Y EL CAMBIO DE PERCEPCION.

A PARTIR DE LA PRACTICA DE LA MEDITACION DE MANERA CONTINUA Y PERMANENTE,COMIENZAN A PRODUCIRSE EN EL MEDITANTE UNA SERIE DE CAMBIOS ,LOS CUALES PRETENDO APENAS DESAROLLAR BREVEMENTE :

1.-EL CAMBIO DE PERCEPCION :

ESTO NO ES OTRA COSA, QUE COMENZAR A PERCIBIR LA REALIDAD ,QUE TIENE LA CUALIDAD DE SER ”FENOMENICA” (Vides T,CH)CON UNA OPTICA DIFERENTE, ES DECIR COMENZAMOS A MIRAR CON LA PROPIA MIRADA DE “JESUS'”;LO CUAL IMPLICA ,DEJAR DE JUZGAR LO QUE PERCIBIMOS ,SOBRE TODA A LAS PERSONAS, PARA COMENZAR A VERLAS CON OJOS DE MISERICORDIA; Y PARA ESO, SOLO NOS BASTA “UNA TERNURA EN LA  MIRADA”; DEAMOS DE SER VIOLENTOS Y COMENZAMOS A SERENARNOS FRENTE A LAS SITUACIONES ADVERSAS,PERO QUE SON PASAJERAS E INCLUSO HASTA LAS SITUACIONES PERMANENTES QUE REPROCHAMOS, COMENZAMOS A ACEPTARLAS AMOROSAMENTE.  TODO ESTO SUCEDE PORQUE LA MEDITACION QUE COMIENZA EN LA MENTE,PRONUNCIANDO NUESTRO MANTRA;COMIENZA A BAJAR AL CORAZON EN CUYO CENTRO ESTA EL MISMO “ESPIRITU SANTO ” QUE RUEGA POR NOSOTROS CON SONIDOS INENARRABLES.

2.-EL ENCUENTRO COMO MI VERDADERO-YO.

BIEN SABEMOS QUE VIVIMOS EN UNA CULTURA DEL YO-EGO;TENEMOS UNA EQUIVOCACION EN NUESTRA VERDADERA IDENTIDAD Y BUSQUEDA DE FELICIDAD POR CAMINOS FALSOS QUE NOS CONDUCE A CREER QUE SOMOS LO QUE TENEMOS,EL PODER QUE POSEEMOS O LA BELLEZA CORPORAL,QUE SE PUEDE ADQUIRIR -PROVISIONALMENTE -LA MEDITACION AL CONDUCIRNOS A NUESTRO PROIPIO CENTRO, NOS REVELA NUESTRA VERDADERA IDENTIDAD EN EL SER Y ESO NOS CONDUCE A UN CAMBIO RADICAL.

3.- LA CONCIENCIA DE SER HABITADOS POR LA”DIVINA PRESENCIA”

Vicente de Jesús Mujica

meditación-cristiana-76

Ahora que medito la vida tiene un sentido más profundo. Es como si le hubiese agregado otra dimensión. Mi densidad como persona ha crecido. Siento que navego en una barca en que muchas veces soy el timón y cuando las manos de Jesús se posan sobre mí, el mar se transforma en el Padre eterno…por instante no siento miedo porque ya no hay más separación. Y la única aspiración es hacer de ese momento un presente continuo y sostenido. Además de estar más en mí, también estoy más en “el otro”, me resulta más fácil ser prójimo. Esa es para mi la grandeza de la meditación: Estar en Dios, con todos sus derivados.

Leomaris Herrera Campoy