La definición que Evagrio, maestro de John Cassian, dio sobre la oración es la clásica: “La oración es la elevación de la mente y del corazón a Dios”. Nuevamente las paradojas. A mayor elevación a DIOS, mayor profundidad en el HOMBRE. Cuánto más subimos también más nos adentramos. Y esta es la llave de la Meditación. DIOS es <paradójico> pues supera la razón. No se lo puede capturar, encerrar, dominar por la sola razón. Desde esta perspectiva nada más que el Amor. En la razón hay proporción entre el medio y los fines. En el Amor en cambio sobreabunda la gracia. De lo poco se obtiene mucho. De repetir el mantra logramos llegar a ser nosotros mismos en JESÚS para DIOS.

Dani Roggero
Buenos Aires, Argentina

¿Te gustaría iniciar el camino de la meditación cristiana? Explora este sitio web y recibe gratis los escritos de Father John Main en tu correo. Pulsa aquí