meditacion_cristiana-16

El autor de la carta a los Hebreos proclama maravillosamente lo que es la invitación Cristiana: Adorar, que significa reverenciar, hacernos humildes ante lo eterno, ante lo espiritual, ante la realidad de Dios. Debemos encontrar esa experiencia de reverenciar y adorar a Dios dentro de nuestro corazón, dentro de nuestro espíritu. El simple ejercicio de repetir nuestra palabra nos lleva a esa simplicidad, nos lleva a la pobreza de espíritu. El autor de The Cloud of Unknowing habla de la meditación como un ejercicio que desprende la raíz del pecado en nosotros. Al decir tu palabra, al meditar cada mañana y cada noche, vas perdiendo la raíz del ego interno y todos necesitamos desprender esa raíz para entonces poder arraigarnos y fundarnos en Cristo.

Mira de nuevo lo que dice la carta a los Hebreos:

“Ustedes no se han acercado a una montaña que se pueda tocar o que esté ardiendo en fuego… Por el contrario, ustedes se han acercado al monte Sión, a la ciudad del Dios viviente… a Jesús, el mediador de un nuevo pacto”. (Hebreos 12: 18, 22, 24)

Father John Main

Hoy tenemos la alegría de recibir en el grupo a Alberto – muchas gracias por acompañarnos en este camino que va formando en nosotros el dulce hábito del silencio, de la contemplación y de la adoración. Reverenciamos a Dios que vive en nosotros, que sabe qué necesitamos, que nos guía suavemente a encontrar nuestro origen divino – en El.

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.