Creo que como muchos era el de un Dios que resolvía problemas, que nos curaba, que nos proveía alimentos, que nos daba trabajo… Digamos un Dios proveedor.

Ahora creo en Dios que esta en nosotros, un Dios cuyos designios no podremos entender, un Dios que necesitamos experimentar para ser plenos, un Dios que nos espera y no necesita ser esperado porque el está en mi.

Ricardo Centurión
Lambaré, Paraguay

Dejaste de meditar por algún tiempo? Re-inicia sabiendo que es el Espíritu Santo que ora en ti. Ven a nuestra Capilla Virtual.