Amor se sabe por ese sabor que te indica que has traspasado una puerta a otro territorio, que el mundo alrededor es otro mundo, ya vivo y palpitante, donde ya lo amado forma parte de mí porque esa puerta se ha abierto en mí y yo no soy yo. Y no sirve lo de afuera, lo de antes, y tampoco sirve aferrarse… y sí saber que siempre estará ahí, aún cuando deje de llegarte el aroma. Creerlo lo hará volver, solo con llamarlo, porque Amor nunca anda lejos, nunca se pierde.

Christina Moreira Vázquez

Leave a Reply

Your email address will not be published.