Apertura a su Amor

“Para el cristiano, lo importante no es uno mismo, no es nuestro pecado. Lo importante es Dios y el Amor, y de una manera especial, nuestro crecimiento en el Amor. El crecimiento es apertura a su Amor y crecimiento en nuestra respuesta a ese Amor.”

Creo que el gran fruto de la meditación es justamente percatarnos de nuestro crecimiento en la apertura al Amor cuando dejamos de apuntar las linternas del pecado, de nuestra inhabilidad para meditar, nuestras distracciones y olvidos.

Y para justamente dejar de apuntar esas linternas, enfocamos nuestra atención a dejarnos llevar a través de esa suave melodía de nuestra alma, poniendo total atención a tu mantra y de lo que tu mantra nos regala – esa atención a todo y en todo momento. Estar presente a través de los sentidos del alma – confiando y luego sabiendo.

Lucía Gayón
Ixtapa, México

¿Te gusta el escrito de Lucía? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo de las redes sociales.