Aprender a vivir en la presencia de Dios

Aprender a vivir en la presencia de Dios no es solamente llenar una serie de requisitos morales, éticos o religiosos. Es mucho más! Implica el QUERER con todo nuestro corazón lanzarnos a la aventura de descubrirlo en nuestro corazón.

Hemos sido educados para buscar a Dios afuera: En las Escrituras, en los dogmas, en lo que dice la Iglesia, en el Credo, en las prácticas religiosas. De hecho, cuando nos referimos a Dios tendemos a mirar hacia el cielo. Vemos a Dios como una meta externa que para alcanzarla implica “portarnos bien” o, de plano, morirnos para llegar a Él. Aclaro que estas formas son grandes medios de conocer a Dios también.

Romper con esta visión limitada de Dios toma valentía y toma el QUERER. Pero necesitamos saber cómo. Suena bonito pensar en buscar a Dios en nuestro corazón y lo más que hacemos entonces es hablar con Él y contarle nuestras penas, alegrías y más frecuentemente, pedirle que haga algo por nosotros. De nuevo, en esa visión lo vemos como un ser externo y extraño – proveedor de deseos.

Cuando damos el paso y empezamos a meditar, nos costará trabajo entender que debemos dejar a un lado nuestras peticiones y conversaciones, por muy sagradas y genuinas que sean. Simplemente nos contentamos con repetir nuestra palabra sagrada. Desde la primera vez que meditemos, vamos a ver los frutos. Primero nos sorprenderemos de que estamos muy distraidos y que no nos podemos concentrar. Este es un gran paso para conocer nuestra vulnerabilidad y si la vemos, ya dimos el paso más difícil para aprender a vivir en la presencia de Dios.

Continuaremos el camino, con distracciones, tropezones y olvidos – seguiremos topándonos con nuestras vulnerabilidades que vienen en nuestra ayuda para seguir adelante. Cada tropezón es un paso hacia adelante. El gran mérito de meditar consiste en que al percatarnos de nuestras distracciones y vulnerabilidades, regresemos a la repetición del mantra – asi sea mil veces durante nuestro periodo de meditación.

Eso es justamente aprender a vivir en la presenia de Dios!

 

Lucía Gayón
Ixtapa, México

Aprende a meditar – dale click a las imágenes que irán apareciendo desde este enlace.