geometricas

´La meditación es la oración de la fe porque renunciamos a nosotros mismos antes de que el Otro aparezca y sin la garantía de que El aparecerá´. Father John Main

Entramos a este camino a ciegas – con dudas, con muchas preguntas, con grandes exigencias a nosotros mismos que serían imposibles de alcanzar. Pensamos que meditar es “poner la mente en blanco” o estar tan concentrados que pronto levitaremos, que podremos tener visiones divinas o escuchar voces proféticas.

No ocurre así – meditar es tan sencillo como cuando un niño reza el Padre Nuestro. Cerrramos nuestros ojos y con toda nuestra fe repetimos nuestra palabra sagarada, Maranatha, contínua, interiormente, en silencio y con todo nuestro Amor.

Las distracciones están ahi y siempre estarán. Pero el gran mérito de meditar consiste en que al percatarnos de la distracción, simplemente retomemos nuestro mantra Marantha, así sea mil veces, mil retornos.

Les damos la bienvenida a Ana y a Bocha no solo a este grupo, sino a este camino de soledad y silencio – de la mano de Jesús!

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.