mariposas2

´Nos hemos acostumbrado a orar en términos de “mi oración”, o de “mi alabanza” a Dios, por lo que se requiere pensar en otro planteamiento totalmente diferente sobre nuestra actitud a la oración si es que queremos ver el camino con Jesús, por Jesús y en Jesús.´ Father John Main

A través de practicar cada día la meditación cristiana podemos comprender que es La Oración de Jesús la que nos envuelve. Renunciamos a nuestra oración cuando simplemente repetimos nuestra palabra sagrada, Maranatha, durante los 30 minutos en que meditamos.

Al hacerlo, renunciamos a nuestra convulsiva necesidad de pedirle cosas a Dios y damos un paso para confiar en El.

Te recibimos con alegría en el grupo, Gabriel – mil gracias por acompañarnos!

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.