breadoflife

´El recitar o repetir el mantra nos lleva a la quietud y a la paz. La recitamos por todo el tiempo necesario que nos permita insertarnos en la oración de Jesús. La regla general es primero aprender a decirla durante todo el tiempo de nuestra meditación, cada mañana y cada noche, y después permitir que esta haga su calmante trabajo a través de los años.´ Father John Main

Cada vez que meditamos nos damos un regalo – un tiempo de vacaciones durante nuestro día. Un tiempo de descanso del galopante ruido interior de nuestras preocupaciones, angustias, miedos. Un salir del torbellino emocional que a veces se dispara por cosas muy pequeñas, que si las analizamos, son los disparadores mentales del miedo. Si analizamos las cosas, la mayor parte tienen solución o requieren de tiempo para madurar y así alcanzar una re-solución.

Al meditar dejamos a un lado esto para simplemente hacer la gran tarea de repetir nuestra palabra sagrada, Maranatha, y dejarnos llevar por ella volviendo constantemente cuando nos percatamos que estamos distraídos. Ese dejar a un lado, empieza a abrir una perspectiva enorme en nuestra mente y espíritu que es la perspectiva del Silencio – que es la misma presencia de Dios – que siempre ha estado y siempre estará y que solo necesitamos descubrir y reconectar.

Te damos la bienvenida Gemma y te invitamos a que medites con nosotros. Aqui en el grupo verás las diferentes invitaciones de los participantes. Tú puedes también iniciar una invitación y quien ande por aquí y pueda, meditará contigo.

Dios nos bendice con tu llegada!

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.