luzdifusa

La meditación cristiana es la llave de la libertad de espíritu. Cuando dedicamos dos periodos de media hora y repetimos nuestra palabra sagrada en silencio e incesantemente, estamos como poniendo “cada cosa en su lugar”. Ocurre que al repetir la palabra sagrada estamos colocando a las distracciones, las preocupaciones, la imaginación, los planes, los recuerdos, etc. en el cajón adecuado.

Este proceso de guardar en el cajón cada cosa se logra cuando volvemos a la repetición de la palabra sagrada y mientras más lo practicamos, más fácilmente se hace este proceso.

Nos alegra recibir a Kum Kum y a Caesar Victor en el grupo y los invitamos a iniciar y re-iniciar este camino de interioridad. ¡Gracias por darnos el privilegio de conocerlos!

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.