frutas5

´La meditación es una forma de crecimiento porque crecemos justamente en la vida misma´. Father John Main

La meditación nos ayuda a vivir en más orden y armonía. Uno de los frutos de la meditación que se dan tan pronto como iniciamos este camino, es que nos percatamos de lo distraído que estamos. Lo vemos “gráficamente” cada vez que cerramos nuestros ojos y en silencio repetimos nuestra palabra sagrada, Maranatha. A los pocos minutos de hacerlo, de pronto ya estamos pensando en otra cosa. Y esto es normal, así es la mente, que nunca deja de pensar. No hay tal cosa de que tengamos que poner la mente en blanco.

El gran mérito de meditar consiste que al percatarnos de la distracción, regresemos de nuevo a la repeticón de nuestro mantra – así sea mil veces.

Este “darnos cuenta” de las distracciones es el primer paso para empezar a ordenar nuestra vida. Y para ello lo más importante es decidir y fijar un horario diario para meditar – dos periodos al día de 30 minutos cada uno. Si después planeamos todas nuestras actividades en base a nuestros tiempos de meditación, todo lo demás se arregla con más facilidad.

Es un gusto recibirlos en el grupo, Lodro, Gustavo y Leah!

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.