7429554

La meditación cristiana está centrada en Cristo, meditamos porque se trata de El. Se trata de escuchar su invitación para hacer de Cristo nuestra realidad de todos los días. Despertar por las mañanas en su presencia – sentirlo, saberlo, entenderlo, realizarlo en nuestras acciones. Sentir el poder de su Amor que nos ubica en la línea de vivir en plenitud.

De eso se trata la meditación cristiana. De responder, de querer estar con El – de ser leales, puntuales, presentes – de meditar con todo nuestro Amor que es El!

Muchas gracias, María Soledad, por acompañarnos en este camino de plenitud.

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.