08-2011 colores de colibries

´Cuando comiences a meditar, toma unos minutos para relajarte. Siéntate en una silla con un respaldo recto. Si prefieres, siéntate en el piso en una posición cómoda pero derecho. Luego trata de quedarte totalmente quieto durante todo el tiempo de la meditación. Esto no es fácil cuando comenzamos a meditar, pues la meditación requiere que estemos quietos tanto en el cuerpo como en la mente. Esto permite darte cuenta de tu unidad y de tu integridad. Ya una vez que estés sentado, quieto y callado, comienza a repetir tu mantra – interior y silenciosamente. El mantra es Maranatha, que en algunas tradiciones se le conoce también como oración, frase de oración o jaculatoria.´ Father John Main

La meditación cristiana requiere de toda nuestra atención – hacernos presentes a Dios, en nuestro corazón, en cuerpo, sentidos, mente, emociones, intuición, creatividad, alma y espíritu – ser en el Espíritu Santo. Por eso repetimos nuestra palabra sagrada; por eso meditamos para dar gloria a Dios en nuestro corazón.

Te damos la bienvenida, Norma a que inicies y re-inicies este camino de interioridad, al fondo de tu corazón – ahí donde el centro es Jesús.

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.