velas

´Primero sé y luego estarás listo para hacer´- Padre John Main

Cuando iniciamos un nuevo año, pensamos en nuestros propósitos – cosas que queremos cambiar y mejorar en nuestra vida. La mayor parte del tiempo estos propósitos se diluyen una vez que pasa la euforia del año nuevo, cuando quitamos las decoraciones de Navidad y cuando terminan las vacaciones.

Ocurren dos cosas por las cuáles no perseveramos en llevar a cabo nuestros propósitos:

1. Implican integrar disciplinas y esto requiere un esfuerzo mayor a lo que ya estamos acostumbrados. Nos espanta la palabra disciplina.

2. Los propósitos tienen más que ver con el hacer que con el ser. Entonces, como se quedan en la superficie es más fácil que se diluyan.

La meditación cristiana es una disciplina del alma que nos lleva al Ser – va mucho más allá de “hacer meditación”. Cierto requiere un esfuerzo, pero realmente, en perspectiva es un esfuerzo sencillo – es como darnos vacaciones dos veces en el día. No se trata de tomar la siesta; se trata de renunciar al hacer para entrar a la dimensión consciente de ser con el Ser.

Nos da mucho gusto recibirte en este grupo, Adrián Joel. El objetivo principal del grupo es meditar y y ayudarnos unos a otros invitándonos a meditar. El siguiente objetivo es animarnos a expresar nuestra experiencia de la meditación y el tercer objetivo es compartir este regalo con la personas de nuestra vida – ahí donde estemos.

Gracias por llegar!

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.