molas-laberintos

´El lenguage en el que expresamos la experiencia espiritual cambia. La realidad del espíritu no cambia´. Father John Main

Nuestro camino espiritual inicia cási siempre en un nivel de imaginación. Como niños, percibimos la realidad a través del lente de la imaginación, incluyendo nuestra vida espiritual. Comenzamos a conocer a Dios a través de las imágenes de los relatos de los libros, de estatuas y estampitas. Los adultos educan al niño así para facilitar su comprensión de la realidad.

A medida de que vamos creciendo, debemos soltar las imágenes de Dios o los usos que le damos a Dios, que fueron inculcados en nuestra infancia.

La meditación cristiana nos lleva a dar el paso de madurez y de crecimiento espiritual, pues cuando meditamos dejamos a lado todas las imágenes que hemos fomentado en nuestra mente, incluyendo las imágenes sagradas y religiosas.

Es difícil dar el paso y por eso necesitamos meditar todos los días por 30 minutos dos veces – para ir estableciendo una nueva forma de aprendizaje profundo, una disciplina del alma que acepta dejar las imágenes a un lado. De aquí la importancia de repetir nuestro mantra de principio a fin- repetir la palabra ´Maranatha´ interiormente, en silencio, con toda nuestra lealtad y todo nuestro Amor.

Te damos la bienvenida, Juan – a este camino de madurez espiritual que te llevará a un conocimiento más profundo de ti mismo a la luz de Dios.

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.