construccioncasa

El camino de la meditación cristiana es como crear arte. Un escultor, un pintor, un músico, por ejemplo, hace su labor dando total atención a su trabajo. Es un proceso de paciencia, de creatividad, de dedicación, de perfección.

Implica ser creativo para encontrar el lugar y el tiempo para meditar; implica ser pacientes para entender las fases de hacer nuestra la disciplina de meditar; implica ser dedicados, enfocados – implica repetir nuestra palabra sagrada con toda nuestra lealtad y amor durante el tiempo de la meditación. Implica tratar de perfeccionar nuestra disciplina diaria, acudiendo a la cita en nuestra capilla interior.

Es un gusto enorme recibirlos en el grupo, Amalia y Nicolás, y darles la bienvenida a este camino de interioridad invitados directamente por Jesús!

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.