luzprofunda

El camino de la meditación cristiana es un camino profundo de auto-conocimiento. Es profundo porque implica hacer silencio y quedarnos quietos. Es absoluto silencio, sin ruidos mentales, sin peliculas fantásticas, sin flagelos por el pasado, sin auto-calificaciones de que somos muy buenos o muy malos, sin sufrimientos de victimización, sin desilusiones de martirio, sin imágenes pre-fabricadas.

Estar en silencio y quietos cuando meditamos dos veces al día por 30 minutos cada vez,nos permitirá abrir una perspectiva de lo que realmente somos. Y más que analizarnos y tratar de definirnos, descubrimos quienes somos a la luz de Dios. Esto es porque al meditar vamos percatándonos que Dios es en nuestro ser. Esa luz que vamos percibiendo, es la luz de Cristo y es la luz que da sentido a nuestra vida.

Deseamos Alicia María y Kevin Lautaro que descubran la luz de Jesús en su corazón y que sepamos que somos y estamos para reflejarla. Dios los bendice en su plenitud!

 

 

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.