rocío

´La meditación de la mañana y de la noche se convirtieron en los verdaderos ejes en los que mi vida está construída´- Padre John Main

A muchos de nosotros nos cuesta más la meditación del fin del día – porque estamos cansados, porque hay mucho ruido, porque nos distraemos con la tele, o porque se nos olvida. Por eso que en este grupo proponemos diferentes momentos de meditación para así facilitarnos unos a otros el camino.

Se trata de tan solo dos periodos de media hora – una hora de las 24 del día. Nos suena como misión imposible adaptar la meditación cristiana a nuestras ya tan ocupadas vidas, pero si cambiamos la perspectiva y pensamos en adaptar nuestra vida a la disciplina de la meditación cristiana, se nos abren muchísimas oportunidades en el día.

Al hacerlo nos percataremos que a veces perdemos el tiempo haciendo cosas que no son importantes o caemos en situaciones de angustia, miedo, ansiedad, frustración, dolor y no sabemos cómo nos puede estar pasando esto a nosotros.

Tenemos que colgar todas estas emociones un rato, despojarnos de ellas, para así dejarnos purificar por Jesús que está en nuestro corazón. Tenemos que hacerlo como un hábito de vida. ¡Por eso meditamos!

Muchas gracias por llegar al grupo, Verónica y César – ¡Dios nos bendice con su llegada!

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.