lirioblanco

Bienvenida a María Victoria

´La gran ilusión con la que comenzamos es que creemos que nosotros somos el centro de la realidad. Es muy fácil caer en esta ilusión porque en nuestra conciencia parece que vemos el mundo externo a partir de nuestro centro. Y parece que vigilamos el mundo externo a partir del centro de nuestro control interno. Y por lo tanto, parece que el mundo gira alrededor de nosotros mismos. Entonces, lógicamente, tratamos de controlar el mundo, de dominarlo y de ponerlo a nuestro servicio. Este es el camino hacia la enajenación, a la soledad, a la ansiedad, porque esta percepción es fundamentalmente irreal.

Lo que aprendemos al meditar, dentro de nuestra propia experiencia, es que Dios es el Centro. Dios es la Fuente de toda la realidad. Lo que descubrimos, por propia experiencia, es que no hay realidad fuera de Dios. Solamente existe la ilusión fuera de la realidad. En la meditación encontramos la fuerza para vivir en la clara luz del centro y en la realidad de Dios. La realidad que es su creación, la realidad de que mi ser creado por Dios surge de esto. El resultado es que en la meditación, a través de nuestro compromiso, nos anclamos en la Verdad. Primero nos anclamos en el Camino, el peregrinaje de la meditación. Y lo más importante, nos anclamos a la Vida. Nuestra línea de vida se hace clara. Nos anclamos en Dios. Empezamos a saber, desde nuestra propia experiencia, que El es la base de nuestro ser. En El vivimos. A través de El vivimos. Y vivimos con El.´

John Main

María Victoria:
Con estas palabras de Father John te damos la bienvenida a este grupo y te damos las gracias por acompañarnos.

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.