“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto; es un hábito.”  – Aristóteles

En esta cita se resume la importancia de la constancia, que es un acto repetitivo que nos lleva a formar un hábito. Cultivar el arte de la constancia requiere de estos elementos:

1. Análisis de la situación o del objetivo.

2. Decisión para llevarlo a cabo.

3. Entusiasmo para iniciar.

4. Valentía y determinación para continuar cuando el entusiasmo ha disminuido.

5. Superar los obstáculos de la flojera y de la apatía recordándonos la razón por la que tomamos la decisión.

Una vez que nos encarrilamos en el arte de la constancia, nuestra acción empieza a ser parte de nosotros mismos. Lo podemos saber cuando por ejemplo, dejamos de hacer lo propuesto – podemos sentir que algo falta.

Al ser una acción repetitiva, formará un hábito y el hábito nos formará también, se hará nuestro.

Hemos entonces ya entrado a la magia de la excelencia!

Lucía Gayón

¿Te gusta el escrito de Lucía? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.

One thought on “Cinco ideas para cultivar el arte de la constancia – Lucía

  1. La relación entre la confianza en ti y la de Dios es saber aceptar y ver la voluntad de Dios en los acontecimientos de tu vida

Leave a Reply

Your email address will not be published.