barco2

La confianza en Dios no es una idea, es una experiencia. Desde esta perspectiva, el que confía en Dios no es el que cree en El sino el que trata de impregnarse de El. El que vive su amor en la plenitud de su ser. Y eso sólo se logra mediante la contemplación de su nombre en la meditación. Es muy importante comprender que hay que buscar la unión mística con Dios para poder confiar en El

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.