La confianza para mi es esto, poder sentarme a meditar en silencio y quietud sabiendo, sintiendo y experimentando que el señor esta aqui, conmigo y en mi, con todo lo que soy y muy a pesar de lo que soy.

La confianza en Dios me permite seguir el camino, aunque a veces vaya por caminos anchos y fáciles, aunque a veces olvide de su presencia en mi, aunque muchas veces prefiera hacer otras cosas, antes que ponerme en su presencia, abandonarme a su sabiduría y bondad divina. Esa confianza me permite volver a reiniciar el meditar las veces que sea necesario.

Porque confío en el Señor me siento a meditar mas allá de mi caminar que suele ser dificultoso. Meditemos en su bondad divina.

Ricardo Centurión

Leave a Reply

Your email address will not be published.