Conocimiento especulativo y empírico

No es creer en Dios o tratar de vivir por la creencia en su amor. Es saber que somos en Él y Él en nosotros, y eso es lo que significa vivir en el Amor de Dios. Saberlo personalmente en las profundidades de nuestro propio ser, es lo que logramos al meditar, y tal saber es real.

Hay una gran diferencia entre saber que es puramente especulativo y el que es enteramente empírico. El saber especulativo tiene su propio lugar y es útil en su momento, y entonces es bueno. Nos puede otorgar un profundo entendimiento y placer intelectual, pero siempre permanece en el nivel de lo especulativo, de lo teórico.

El saber empírico, por el contrario, nos involucra íntegramente como personas. No estamos solamente negociando abstracciones. No estamos pensando en Dios como causa primera o primer motor.

Lo maravilloso de nuestra meditación
es que estamos íntimamente involucrados
en el misterio personal de Dios.

El solo hecho de nuestra creación nos invita al descubrimiento interno del Amor. Allí nos encontramos perdidos en Dios. La especulación es importante, inclusive la especulación profunda acerca de Dios es importante. Es útil intentar reflexionar acerca de la Trinidad, comprender las palabras que la teología tradicional ha usado, como procesiones de personas, la doctrina de la circuncisión y la Kenosis divina. Pero ésa no es la esencia de la invitación cristiana. La esencia del camino cristiano es empírica y no especulativa; interna, no objetiva.

John Main
Del libro: Maranatha, Camino de la Meditación
Editorial Lumen, Argentina
Título original: The Heart of Creation
Darton, Longman & Todd Ltd.

PREGUNTA DE LA SEMANA

Reflexión libre sobre el conocimiento (especulativo y empírico). Publicaré tu escrito en este sitio web. Por favor mándalo a permanecerensuamor@gmail.com