Para abrir mi conciencia de acuerdo a la conciencia humana de Jesús, lo hago a través de la constante cercanía al espíritu Santo. Dios me regaló el espíritu Santo que me ayuda a discernir entre un acto u otro acto. O ante un comportamiento, el espíritu Santo me da sabiduría, y hace que mi mente humana se detenga a hacer, o hablar o actuar de manera inapropiada y no soy de las personas que juegan los actos como buenos y malos. Solo sé que algo no está bien porque puedo lastimarme o lastimar a alguien más, cada vez que paso por una situación totalmente humana y desagradable mi mente humana quisiera justicia y venganza. Pero después pienso k haría Jesús en mi lugar y comienzo a enfocarme en el espíritu y en la vida eterna. Entendiendo que estoy aquí solo por un rato. Amén.

Almendra De la Cruz

Leave a Reply

Your email address will not be published.