victor-vasarely

La conversión es una transformación profunda de la persona en cuerpo y mente. Es una especie de renacimiento hacia una nueva y más profunda dimensión, más auténtica y espiritual. Antes de meditar, yo tenía una concepción extremadamente intelectualista,racionalista de la persona de Dios. Creía en Él, pero desde el exterior.

La experiencia de la meditación me ha provocado grandes cambios. Ahora comprendo que Dios se va adueñando lentamente de mi ser. Me va impregnando con su luz, su amor. Me he convertido en una persona más abierta y tolerante hacia los demás. Me resulta más fácil afrontar las dificultades de la vida. No es lo mismo creer en Dios que estar habitado por Él. Mi perspectiva actual es orientarme hacia esta última dirección.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.