Cuando estamos enamorados andamos en el Cielo

Cuando estamos enamorados andamos en la luna, o en el Cielo. No hay nada tan poderoso que cambie radicalmente nuestra vida. Sentimos como fluye la vida, vemos la luz en todo, sentimos la conexión con el otro; no hay obstáculo que no podamos superar. Enamorarnos nos lleva a un estado de trascendencia; salimos de nosotros mismos – nos sabemos amados no solo por el otro, sino por Dios, por la creación misma. Ese estado nos permite también atraer aquello que amamos – nos abre al milagro; vivimos un gozo contínuo.

Escuchamos frases muy hermosas como: “Morir de Amor”, “La Gloria eres tú”, “Dios está aqui”, “Me trajiste el Cielo”. Enamorarnos saca lo mejor de nosotros mismos porque empezamos a ver lo mejor del otro.

Es tal el Amor que nos cubre que sentimos y sabemos que estamos en el Cielo – su voz es música angelical; su presencia nos despierta para vivir sensaciones llenas de magia. ¿Habrá un cielo mejor que cuando estamos enamorados?

No siempre es fácil enamorarnos – a veces no encontramos a esa persona que hace la magia en nuestra vida o la persona que amamos, no nos ama. Aún así nuestra alma nos invita, incluso, nos empuja a vivir la experiencia del Amor y aceptamos.

Yo creo que estar enamorados es un regalo de Dios quien nos manda una muestra de lo que es el Cielo. Por lo tanto, tenemos el Cielo en la Tierra; por lo tanto el Amor, estar enamorados, es lo que nos salva, lo que nos hace trascender aqui mismo.

La experiencia de enamorarnos puede quedar en varios niveles de nuestro ser, desde meramente la parte física o la parte emocional, o aquello que sea lo periférico de nuestra vida. Pero también podemos enamorarnos desde nuestra dimensión espiritual donde reconocemos con absoluta claridad la presencia de Dios-Amor en la base de nuestro ser y en la base del ser de la persona amada. Amar desde esta dimensión es el regalo más maravilloso que Dios nos da.  Cuando es así, la muerte, como la conocemos, no existe.

Lucía Gayón

¿Te gusta el escrito de Lucía? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.