sec3b1or-sc3a1lvame

Cuaresma es saber que hay un tiempo para esperar y un tiempo para celebrar. En esa espera hay una promesa, después del dolor y la oscuridad se abre un camino luminoso, transitarlo es una decisión personal y única que no afrontamos solos, la Gracia Divina nos sostiene. A través de la oración contemplativa dejamos que la Luz de Jesús nos habite, esa es la celebración, el tiempo de recoger los frutos, el tiempo en que tomamos conciencia del Milagro. ¿Qué me permite vivir la cuaresma con este sentido? La Fe…solo eso…y tanto… la Fe como don recibido y la experiencia de vivirlo.

Patricia Di Marzio

Leave a Reply

Your email address will not be published.