meditación-cristiana-83

Nadie nos ha enseñado a que nos tenemos que dejar amar por Dios y que está dentro de cada persona. Como referencia de la ilusión a la realidad tenemos el pasaje de los discípulos de Emaús. Los discípulos se habían hecho la ilusión de un rey que cambiase el mundo y se encuentran que ha fracasado. El encuentro con Jesús y todo el que Él les va haciendo recordar les lleva a la realidad. Hacen un proceso, que si pensamos que dura el tiempo que tardamos en leer el pasaje nos equivocamos, ya que es un tiempo, un proceso que tenemos que hacer cada persona y respetar el tiempo que cada persona necesita.

Pilar

Leave a Reply

Your email address will not be published.