Si comprendí bien vivir la vida de segunda mano es basarme en lo que a los demás les gusta o desean o quieren y así mi vida va quedando en segundo plano. Vivo a través de los demás. Hay que tener valor para ser uno misma, perder el miedo que paraliza y volar con enormes alas que el Señor nos regala y que nos da la posibilidad de elegir. Con la meditación queda una gran paz interior que nos ayuda a ser personas íntegras, verdaderas y únicas.

Ivonne Grimal

Leave a Reply

Your email address will not be published.