callehermosa

Bienvenida a Nelly, Ely y Javier

´Debemos aprender a decir nuestra palabra, nuestro mantra. Debemos aprender a decirla del principio al fin de nuestra meditación, para así poder arraigarla en nuestro corazón y así podremos escucharla resonándola dentro, en la profundidad de nuestro ser. Aprender a arraigar el mantra toma tiempo. Si te preguntas “¿cuánto tiempo tomará?”, te puedes responder diciendo: “toma solamente el tiempo para darme cuenta de que no toma tiempo”. Ya estamos ahí. Escucha de nuevo lo que dice San Pablo: “.--que ahora, por Cristo Jesús, los que un tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Cristo”.

Esto es lo que debemos comprender y conocer en la meditación. Esto es lo que debemos saber por experiencia propia. Nuestra redención se lleva a cabo. El poder del Espíritu nos libera en nuestro corazón. Lo que nos impide ver esto es nuestra distracción. Nuestra mente esta desordenada y debemos liberarla. Para eso es la meditación. Por eso es muy importante meditar todas las mañanas y todas las noches.´ Father John Main

Es un gusto recibir en el grupo a Javier, Nelly y a Ely. Es maravilloso y difícil de comprender que una simple acción como lo es repetir nuestra palabra sagrada continuamente pueda en verdad abrirnos las puertas del cielo.

A veces vemos las puertas del cielo como algo que solo nos pasará al morir, si es que no nos reprueban.
Sin embargo las puertas del cielo son en todo momento porque son de Dios. Esta sencilla acción de repetir nuestra palabra sagrada, ´la fórmula´, nos permitirá experimentar en nuestro corazón la paz de Cristo – hoy en nuestra vida – el regalo de El es eterno, no está condicionado a que estemos muertos.

Bienvenidos a los 3!

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.