Dedicar cada día...

Dedicar cada día unos minutos a la meditación (por la mañana y por la tarde-noche) me ayudan a ir tomando conciencia de lo que estoy viviendo. De los sentimientos que me hacen estar confundida y me quitan la paz; de los sentimientos que me consuelan y me hacen feliz. Esto no se descubre los primeros días, sino que te das cuenta con el tiempo y con la necesidad que se va experimentando al ser constante en la meditación. Para no estar preocupada de los minutos que llevo y estar mirando el reloj, va muy bien utilizar un temporizador, así tanto si me canso y tengo la tentación de mirar el reloj no me tengo que preocupar hasta que suena. Hay días que el tiempo pasa volando y otros que se hace interminable, pero esto no tiene que ser ningún motivo para dejar de hacerla, sino todo lo contrario.

Pilar
España

¿Te gusta el escrito de Pilar? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo de las redes sociales.