mandala3

Estamos creados por el Amor mismo, por lo que el Amor está en nuestro DNA. Potencializar el Amor que ya es en nosotros es nuestro trabajo diario

El primer paso es descubrirlo como la gran fuerza que es. Vivimos, respiramos, actuamos, trabajamos, aprendemos, nos reproducimos por la fuerza del Amor. Tenemos la capacidad de asombrarnos ante la belleza del nuevo día, de la naturaleza, de las artes, de la ciencia. Por ese despertar podemos captar el Amor que es en el otro – su bondad, su nobleza y su belleza.

Sabemos por instinto lo que es amar a otros – no importa nuestra nacionalidad, edad, género o religión; no importa si nacimos en el Siglo XX o en el Siglo II – ese “instinto” de amar ocurre en toda la humanidad. Queremos amar y somos amados porque es una fuerza innata.

El Amor con toda su fuerza es y se manifiesta también de forma sutil – nos configura desde el momento de la concepción, esculpe nuestra alma llegando así a dimensiones profundas que se comparan con un cielo estrellado.

Tenemos que despertar a esta única realidad que no se apaga con la muerte, ni con lo que dejamos o que percibimos haber perdido.

El Amor no es algo que se adquiere, que llega, que se va, que se pierde,  no se condiciona ni se vende – es. Va más allá de los sentimientos, de las emociones y de las razones; emite música celestial en nuestro interior. Es nuestra esencia y la del universo. No tiene destino, ni comienzo.

Somos en el Amor para siempre!

Lucía

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.