El desprendimiento resulta duro porque en el momento que decides ir dejando, crees que no te sientes seguro porque no lo tienes todo controlado. Este desprenderse y confiar plenamente en el Señor cuesta al principio, pero conforme vas avanzando vas confiando cada vez más y te das cuenta de que tu seguridad es una gran inseguridad.

Pilar

Leave a Reply

Your email address will not be published.