"Di tu palabra, recítala, escúchala"

La frase que más me gustó fue “Di tu palabra, recítala, escúchala”, pues me remite, si lo hago así verdaderamente, al aquí y al ahora; se desvanecen los pensamientos y sensaciones o emociones que pueden perturbarme y mi atención se dirige plenamente al mantra, haciéndolo mío, y me fundo en él, con paz y gozo.

Lourdes Acevedo Muñoz
Cuernavaca, México

¿Te gusta el escrito de Lourdes? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.