vasijas3

Se me ocurre que creer en la meditacion cristiana es lo mas difícil, puesto que si uno creyera realmente seria perseverante en la práctica.

No obstante supero esto…en creer que la disciplina es un acto de fe. Fe en esa voluntad superior que me impulsa a creer y crear el equilibrio psicofisico y reflejarlo en la vida diaria desde mi anhelo mas profundo que me contiene en todo momento y lugar.

El apoyo de los grupos y estimular la practica con escritos afines, repletos de experiencias son partes cocreadoras de esta armonia que pretendo.

Todo suma para que la mente se aquiete y se diriga hacia el corazón y comprenda el mensaje cristico, resumido todo en el amor inondicional, desinteresado por donde se lo mire.

 

 

Ana María Zannino

Leave a Reply

Your email address will not be published.