paisajelago

Para meditar considero que no debemos tener ningún apoyo, porque la constancia y la voluntad viene de nuestro interior el tener ganas de hacerla, sino podemos sentarnos aunque sea diez minutos podemos aprovechar a decir el mantra elevando nuestro pensamiento hacia Dios mientras viajamos en el colectivo, subte, parados en alguna cola del banco, cuando observamos que estamos muy nerviosos, etc., es buscar en que momento podemos hacerlo. Lógicamente es mucho mejor en la quietud, sentados con la atmósfera perfecta a nuestro alrededor para entrar en el estado meditativo, pero no todos tienen esa posibilidad.
Si recibir hermosas lecturas para alimentar nuestros deseos de meditar..

Isabel de Antonio

Leave a Reply

Your email address will not be published.