floresazules

Dios se nos revela en Jesús, está totalmente presente en Jesús. El amor de Jesús nos une con El. Al estar abiertos a través del silencio a esta realidad, entonces nos abrimos a la maravilla de la realidad de Dios. Es por ello que el camino de la oración es un camino de mayor profundidad, de mayor generosidad al silencio. No es suficiente solo pensar en el silencio o solo hablar del silencio – debemos abrazarlo! Aprender a estar en silencio, abrirnos a su regalo, implica aprender a decir nuestro mantra. Nuestro horario regular para la meditación nos conduce a ese silencio y surgimos del mismo refrescados, renovados y re-baptizados por el poder del Espíritu. Lo que les he dicho ya varias veces es que cada uno descubrimos en la oración que el simple hecho de ser en su presencia es suficiente. En su presencia estamos curados. En su presencia encontramos el valor de vivir nuestras vidas con El, por El y en El. Cuando empezamos a abrirnos a este poder, toda nuestra vida se llena de significado. El significado viene del silencio. Todo nuestro hablar, todo nuestro vivir, todo nuestro amar encuentra significado en este silencio que fluye de nuevo.´ Father John Main

Con estas palabras de Father John damos la bienvenida a María Inés. En este grupo nos acompañamos a iniciar esta aventura del silencio, comprendiend, por la misma experiencia, la profundidad de su significado. Muchas gracias por acompañarnos!

Lucía Gaypon

Leave a Reply

Your email address will not be published.