El desmantelamiento del ego

La pregunta a resolver es: ¿Cómo abrimos nuestra conciencia humana a la conciencia humana de Jesús? Es aquí donde recurrimos a la meditación. Con la meditación buscamos desarmar las barreras que hemos construido a nuestro alrededor, cortándonos de la conciencia de la presencia de Jesús en nuestros corazones. Al ir meditando, iniciamos el proceso de desmantelamiento del ego que busca colocarnos a nosotros en el centro. Empezamos a comprender que Dios es el centro y es así que nuestra perspectiva cambia. La meditación también nos enseña que podemos alcanzar a Dios, al Padre a través de la conciencia humana de Jesús. Lo descubrimos meditando con fe y sabiendo que Jesús es el puente que nos lleva hasta la otra orilla. Él es el barco que nos hace cruzar el río del egoísmo y nos lanza al río del Amor divino. El egoísmo nos lleva del aislamiento al Amor de Dios.

Gradualmente nos vamos percatando que el Amor es la base de la realidad a la cuál estamos invitados para vivir nuestras vidas plenamente en este Amor por nuestro compromiso a la bondad, a la comprensión, al entendimiento. El gran suceso de la experiencia de meditar es: Una vez que entramos a la conciencia humana de Jesús, empezamos a ver como Él ve, a amar como Él ama, a comprender como Él comprende y a perdonar como Él perdona. Nuestro ángulo de visión de toda la creación es profundamente alterado. De nuevo, recuerda la importancia de la práctica. Es necesario meditar 2 veces al día, mañana y tarde.

Tú podrías preguntarte: “¿Cómo es que esto me puede llevar a la compasión y al perdón, a este Amor?” Cuando comienzas, debes dar un salto de fe. No hay manera de responder esta pregunta excepto a través de la práctica. Básicamente la razón es: Lo que nos impide la compasión, lo que nos impide reconocer la presencia de Jesús en nuestro corazón como la presencia del Espíritu del Amor, es nuestro egoísmo. Estamos pensando en nosotros, estamos encerrados en nosotros.

Al repetir el mantra abrimos la cerradura de nuestro corazón. El mantra es la llave para abrir la puerta que permite ver la luz clara del Amor que fluye. Es un proceso muy suave. No esperes milagros, de hecho, no esperes nada. Mantente satisfecho y humilde, cada mañana y cada tarde para retornar a la simplicidad de la práctica. Es en la práctica misma que encontrarás la bondad, la compasión y el perdón que se te irán revelando.

John Main
Del libro: The hunger for depth and meaning
Edited by Peter Ng
Medio Media, 2007 – www.mediomedia.org
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Cómo le explicarías a un amigo de qué trata el desmantelamiento del ego y cuál es la razón de hacerlo?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com e indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras.