camino2

Para mí la marea es el conjunto de los vaivenes que nos atraviesan en la vida. A veces , estamos eufóricos y subimos, como la pleamar; otras nos sentimos bajoneados, todo sale mal, como en la pleamar. Pero el Espíritu Santo permanece, como mar de fondo. Siempre está, aunque no nos percatemos de ello. Y su misión es derramarse sobre el conjunto que formamos nosotros, o sea, la Iglesia, para darnos luz y dirigir nuestra vida hacia el encuentro profundo con Dios. Somos bendecidos desde el nacimiento por formar parte de ese gran Reino que es el reino de Dios.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.