Mientras nos preparamos ahora para la Navidad, pensé esta noche en reflexionar contigo sobre el significado espiritual esencial de la encarnación. Dios se convirtió en Hombre para que el hombre se convirtiera en Dios. Esta es una convicción constante de las Iglesias de Oriente. En los escritos de los padres griegos, este tema es muy recurrente: Dios ha tocado nuestras vidas en Jesús. La gran importancia de la celebración de Navidad es que es la celebración de la redención de nuestra humanidad.

Lo que trata la encarnación, el nacimiento de Jesús, es sobre la revelación de Dios. Es la revelación de su poder, su sabiduría, su Amor en la persona de Jesús. La encarnación es como verter a Dios en la Tierra. Como sabes, en la vida de Jesús, nada está restringido. La generosidad de Dios se ve encarnada en la generosidad de Jesús. En su vida, vemos su disposición hacia la gente, su compasión hacia los enfermos y por los moribundos. Su máxima generosidad, como sabemos, llega a la cúspide en su muerte en la cruz.

La gran proclamación de la Iglesia en sus inicios es que Él vive en nuestro corazón. El místico alemán Silesio, reflexionando sobre la celebración de Navidad, es que Jesús nació en Belén, pero eso no tendría importancia alguna a no ser que Él nazca en nuestro corazón. Este es el gran propósito de la meditación cristiana. Jesús nació en Belén y esta es una maravillosa noticia histórica. Pero Él tiene que nacer también en nuestro corazón. Nuestro corazón debe estar preparado para Él. Esto es lo que hace la meditación – preparar nuestro corazón para el nacimiento de Cristo. Y esto es porque Él es Dios infinito por lo cuál debemos renunciar a todo para darle espacio en nuestro corazón.

John Main
Del libro: The hunger for depth and meaning
Edited by Peter Ng
Medio Media, 2007 – www.mediomedia.org
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Qué es para ti la Navidad?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com e indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras.