La soledad en la meditación es el momento del encuentro conmigo, con el amor eterno, con la calma que me sacude. También, es el momento en que no quisiera estar porque me encuentro con ese yo que busca reconocimiento, satisfacción de sus carencias, divaga en el mundo irreal y en el real. Pero como todo eso soy yo, la meditación en silencio y soledad va haciendo que me aproxime a la perfección que es Dios mismo. Medito en minutos.

Ricardo Centurión

Leave a Reply

Your email address will not be published.