En el entramado de la Creación

Cuando estoy el bosque, el mar, o mirando cualquier paisaje, puedo llegar a percibir a Dios en el entramado de la Creación. En el devenir de la vida también lo percibo, y en mis profundidades lo mismo. Contemplar es mirar desde lo profundo y ver. ¿Ver qué? Que Dios está en las profundidades de todo.

La meditación es dejarse conducir hacia el centro de uno mismo, y en ese centro habita Dios, al que podemos contemplar desde ese silencio y esa quietud, porque eso nos permite dejar de lado nuestras preocupaciones y pensamientos y hasta nuestras ideas acerca de Dios.

Entonces meditar acaba en contemplación, o terminan siendo lo mismo.

Dios está en el centro de mi corazón, y hacia allí voy cuando medito, para quedarme con Él, contemplándolo…

Blanca Valloni

Aprende a meditar – dale click a las imágenes que irán apareciendo desde este enlace.

Leave a Reply

Your email address will not be published.