vela3

El pueblo de Dios(y yo me incluye dentro de él)camina y va en la búsqueda del sustento de su vida en una base sólida, estable. Frente a los vaivenes de la existencia, circunstancias adversas, momentos de duda, hay una luz de esperanza. Ese faro es Cristo Resucitado. Y para permanecer en Él, única fuente de seguridad, debemos invocarlo constantemente, con toda nuestra fuerza y dejarnos de preocupar por todo lo demás.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.