pinturas mesas con floreros (4)

El estado de alerta es el estado natural del ser humano en el que éste se halla en comunión con Dios. Pero, desde el inicio de los tiempos, los hombres nos hemos alejado de ese estado. Nos hemos separado de Dios. Y esa es la fuente de disgusto y displacer. Tenemos entonces que recuperar ese estado primigenio, sin prisa ni culpas, lentamente y con perseverancia. Dios, desde lo más profundo de nuestro ser, es quien va a guiarnos ¡Animémonos

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.