murallaEstar disponibles

´En estas pláticas siempre empezamos de nuevo. No es que haya nada nuevo en cada plática, sino que nuestro objetivo es llegar, con seguridad y gradualmente al centro del misterio. La meditación es siempre un regresar a nuestro principio, que es nuestro centro, que es nuestra fuente. Cada vez que nos sentamos a meditar, cada mañana y cada noche, nuestro propósito es aclarar la base para que la energía del centro pueda radiar libremente y penetrar universalmente. Pero tenemos un peligro, y ese peligro es la distracción.

Como lo sabemos por experiencia propia, nos es muy fácil distraernos. El amor de Dios se nos da a cada uno de nosotros libre, generosa y universalmente. El amor de Dios fluye de nuestro corazón como un manantial poderoso. Pero así como Martha, en la historia del Evangelio, nos encontramos muy ocupados haciendo cosas. Debemos aprender, y es absolutamente necesario que aprendamos, que solamente una cosa es necesaria, porque solamente hay una cosa que es. Todos primero debemos percatarnos de nuestra falta de disciplina. Debemos llevar nuestras mentes distraídas a la quietud. Esta es una de las primeras grandes lecciones sobre la humildad, cuando descubrimos que encontramos la sabiduría en la quietud, y logramos pasar esta prueba de distracción, por el regalo de Dios. Su oración es nuestro regalo y lo que tenemos que hacer es estar disponibles, y esto lo logramos poniéndonos en silencio. El silencio es la respuesta esencialmente humana para responder al misterio de Dios, a la infinitud de Dios. Aprendemos a estar en silencio con tan solo repetir nuestro mantra en humilde fidelidad.´ Father John Main

Recibimos hoy en el grupo a Anny Luchi y a Sonia por lo que les damos la bienvenida dedicando estas palabras de Father John a ustedes. Que estas palabras las acompañen a emprender este camino de interioridad para despertar a la presencia de Dios.

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.