mar

Evangelizar no es recitar el Evangelio de memoria ni hablar sólo de Jesús y su mensaje. Evangelizar es invitar a otros a ser parte, en cuerpo y alma, del Reino de Jesús, no sólo es necesario proclamarlo sino vivenciarlo en la profundidad de nuestro ser. Father John lo explica perfectamente cuando asegura que la simple conceptualización no alcanza, es imprescindible llevar a cabo una práctica. Y esa práctica es la oración comtemplativa, el único camino de profundización espiritual que nos conduce hacia el encuentro con Dios.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.